FANDOM


El primero que traigo a la memoria era conocido popularmente como don Miguel "el del Cristito". Eso "del Cristito" fue como su apellido y expresaba con exactitud su vida peculiar y sus hechos. Todos los días recorría las calles de Tecomán cargando un nicho portátil, con cepo o alcancía, que contenía un Cristito adornado con flores y luz, alimentada por baterías de linterna. Tocaba las puertas de los hogares y, en cuanto los inquilinos atendían a su llamado, recitaba unos versos piadosos mediante los cuales, solicitaba limosna, en nombre del Cristito, para los pobres. La gente era generosa con él, pero también lo criticaba. Decían que vivía de esas limosnas, a sus anchas. La verdad es que don Miguel vivió y murió en la miseria, al final de la calle Torres Quintero, cerca del Panteón. La muerte hizo desaparecer a don Miguel y su Cristito de la vida cotidiana de los tecomenses, pero no la huella de su ingeniosa caridad. ¿En dónde quedó el Cristito de Don Miguel?.