FANDOM



JSC

Dr. José Salazar Cárdenas


Lo escrito en este volumen va con profundo reconocimiento a tantos hombres y mujeres que nos antecedieron y soportaron la amargura de los fracasos, sufrieron el sinsabor de las calamidades, la oscuridad de la incomprensión, la frustración por las adversidades, pero llevados por la fuerza de sus aspiraciones, por su espíritu de lucha, llenos de fe y perseverancia, lograron conquistar muchos de sus fines perseguidos. Fueron los ejemplares varones que, heridos en sus carnes por la maleza y los breñales de la costa, regaron con su sudor la agreste campiña; con el rostro curtido por el ardiente sol canicular, con machete en mano derribando el monte y sus semidesnudos pies pisando las candentes arenas, vieron culminar sus anhelos y esperanzas dando un gran paso en el avance y en el progreso de nuestro valle. La mención de estos grandes luchadores, que sea un homenaje a su memoria como forjadores de un pueblo y de un destino.

También expreso mi admiración a los habitantes actuales de Tecomán, por cuyas venas, en muchos de ellos, corre sangre de aquellos pobladores desaparecidos y que tanto hacen por el adelanto y desarrollo de este esplendoroso valle, que no quiso ser mar y no quiso ser montaña.



J.S.C.