FANDOM


Imagen3 carlos virgen banda

Carlos Virgen Banda

Originario de Villa de Álvarez donde nació en el año de 1917, descendiente de conocidas y estimadas familias de la localidad, desde muy joven radicó en la ciudad de Colima, donde prestaba sus servicios como empleado de mostrador y en la rebotica de la Farmacia Cuauhtémoc de Don Rodolfo Miguel Barajaos, ubicada frente a Catedral , que posteriormente se ha llamado Farmacia Colima.

En 1946, el Dr. Ramón Peralta instaló una farmacia en el portal norte del poblado de Tecomán y vino Carlos Virgen a radicar a este lugar como encargado de ese negocio.

En aquellos tiempos existían en Tecomán las boticas de Don Alfonso Herrera y de Don Ramón Contreras.

Muy pronto, la simpatía, personalidad y la cuidadosa atención del cliente, hicieron que Carlos ganara una gran clientela.

En lo físico, en esa época, era un joven de 28 años, de tez blanca, alto, de facciones finas, barbicerrado, de expresión agradable, de mirada fija con un casi imperceptible: movimiento de lateralidad de ambos ojos, que acentuaba su personalidad.

Era de esmeradísima atención con los compradores, circunstancia que hacía que cada persona se sintiera especialmente atendida, condición que determinó su gran éxito en la población.

Además, era de una entrega absoluta, a la clientela y para él no existían horarios, pues de igual manera atendía a cualquier hora del día o de la noche.

Muy pronto estas cualidades influyeron para que Carlos adquiriera en propiedad esa farmacia que pertenecía al Dr. Peralta, como ya quedó dicho, y que se llamó Farmacia Moderna.

Hubo también la circunstancia fortuita, que mucho influyó para el rápido desarrollo de ese negocio, que en el año de 1948 se presentó una gran epidemia de paludismo en el poblado, debido a una siembra de arroz que se hizo en terrenos muy cercanos a la zona habitada.

En esa época estaba en boga el uso de antipalúdicos inyectables, como la atébrina y la metoquina , y como Carlos sabía, inyectar , no se daba abasto para atender a tantos enfermos, ya que en ese entonces no existían centros asistenciales y solamente había dos médicos y lo que en ese tiempo se llamaba Oficina de Sanidad, que correspondía a lo que hoy son los Centros de Salud.

Imagen2 carlos virgen banda
En 1949 contrajo matrimonio con la Srita. Elisa Aguilar Casillas.

La finca donde estaba instalada la farmacia, pertenecía a Doña Guadalupe Salazar.

Posteriormente él adquirió en propiedad una casa colindante con la farmacia por el lado poniente, de la que eran dueños Don Ramón Solórzano y Doña Romana Brisuela de Solórzano y ahí edificó una moderna construcción a donde trasladó la farmacia que conservó el mismo nombre.

Fue socio del Club de Leones de Tecomán A.C.

En más de 20 años de entrega a la población, puso de manifiesto su generosidad con los humildes y su espíritu de servicio para la comunidad, atributos que le granjearon una gran popularidad, no sólo local, sino regional.

Gran parte de la costa de Michoacán ha tenido como salida natural a Tecomán, que es su centro comercial, y hasta allá se extendió su fama.

El Profr. Gustavo Cuevas, gran amigo de Carlos Virgen, narraba, en vida de éste, una anécdota que nos muestra la gran notoriedad que tenía el que la gente identificaba como Carlitos.

Cuenta el Profr. Gustavo, que después de muchos ruegos para convencerlo de que saliera de la farmacia, que viajara o se tomara vacaciones, una ves lo invitó y logró que lo acompañara a La Placita, Mich., distante muchos kilómetros de Tecomán. Salieron muy de mañana un día de los años cincuentas, de recién que se abrió al tránsito la carretera de terracería que había avanzado hasta esa población michoacana y al llegar allá, buscaron donde almorzar. No encontraron ningún restaurant, ni una fonda y Gustavo le dijo a Carlos:

- Ya verás, ahorita vamos a conseguir donde nos vendan comida.

Llegaron a una casita humilde. Vieron a una señora echando tortillas al comal y Gustavo se dirigió a ella en estos términos:

-Vengo acompañando al Señor Obispo, pero no encontramos un lugar donde almorzar. Quiero pedirle de favor que nos venda algo de comida.

La señora se quedó mirando fijamente a Carlos y mostrando una, gran sonrisa dijo a Gustavo:

-¡Ejele, es Carlitos!

Y con mucho gusto los invitó a pasar a comer un plato con apetitosos frijoles refritos, acompañados de un trozo de queso fresco, tortillas calientitas y una taza de humeante café.

El tiempo pasó.

Imagen1 carlos virgen banda
La estancia de pie por más de 12 horas diarias, causó flebitis en una de sus piernas. Coincidiendo con esa enfermedad, el exceso de trabajo y la falta de reposo, ocasionaron una insuficiencia coronaria.

Hubo necesidad de trasladarlo a la ciudad de Guadalajara para su tratamiento adecuado y estuvo allá encamado durante 3 o 4 semanas.

EI día, del regreso a su hogar, al ascender una escalera que llevaba a su habitación, le sobrevino un infarto pulmonar masivo, consecuencia de la tromboflebitis que padeció, que le causó la muerte casi en forma fulminante el día 5 de septiembre de 1969, cuando aún no cumplía 52 años de edad.

Pocas personas han tenido en Tecomán la popularidad y la estimación generalizada que por él sentía el pueblo. Sus funerales fueron una demostración multitudinaria de luto de toda la población.

Una escuela primaria de la colonia Cofradía de Juárez de Tecomán lleva su nombre. También dos calles de dos colonias populares diferentes en esta ciudad, ostentan el nombre de tan recordado ciudadano.